Boleta Electronica

Legislación de boleta electrónica en Chile y el mundo

Una boleta electrónica es un documento digital de inclinación fiscal, originada en legislaciones latinoamericanas surgidas en los primeros años del nuevo milenio. En la actualidad, la factura electrónica se utiliza de manera mandataria u optativa en múltiples países de todas partes del mundo.

La boleta electrónica cuenta con dos elementos básicos: el mensaje de datos basado en estándar universal; y el uso de firmas electrónicas basadas en infraestructura de clave pública.

En base a las normativas de la factura electrónica actual de la legislación de Santiago de Chile, la factura electrónica puede ser entregada a la administración tributaria en el momento de la operación, lo que requiere la emisión de un comprobante fiscal.

En la actualidad, algunos países decidieron directamente obligar al uso de documento electrónico a los contribuyentes responsables de impuestos indirectos al consumo, mientras que otros establecieron estrategias para extender de forma progresiva el alcance de la misma.

La factura electrónica admite el uso de medios digitales para ser generada, procesada, enviada o recibida y finalmente conservada. Dispone de autenticidad, integridad y confidencialidad, gracias a su base en infraestructura de clave pública.

* Disponible próximamente

  • Facebook icono social
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram